El curador de contenidos, 7 claves para recuperar una especie en extinción

26 Flares 26 Flares ×

No te eches las manos a la cabeza, has leído bien. Personalmente conozco más bien pocos curadores de contenidos de verdad, gente que realmente se tome su tiempo y haga un buen proceso de filtro para su audiencia. Más bien, aunque ellos se llamen a si mismos curadores de contenidos, lo que realmente tenemos son talibanes de los contenidos, gente que comparte todo, que ve que un tuit pone “Content Marketing” y retuitea sin leer, etc.

Este proceso de la curación de contenidos es imprescindible en nuestro día a día. Con la cantidad de información que disponemos, necesitamos buenos content curators que nos filtren la paja y nos pongan en bandeja los contenidos que más nos interesan. Para ayudar en esa tarea, herramientas como Zite, Pulse, Bottlenose, o webs como Inbound.org nos hacen la vida más sencilla. Sin embargo y pese a las herramientas, hay una serie de principios que la gran mayoría de los que se jactan de ser buenos curadores de contenidos se saltan a la torera.

1
No se trata de compartir cantidad: se trata de compartir calidad, hacer de filtro a tu audiencia.

2
No se trata de molestar a tu audiencia con tus Hootsuite’s, Paper.li’s, Tumblr’s, Scoop.it’s, y todas las herramientas que haya en el mercado para conseguir tráfico a tus webs: se trata de aportar valor compartiendo el enlace final.

3
No se trata de ser un content curator y ya está; se trata de, además de curar contenido, seguir avanzando en la pirámide del marketing de contenidos: crear contenidos en el blog, crear whitepapers o ebooks, webinars, etc.

4
No se trata de hacer copy&paste o compartir sin leer; dedícale tiempo, construye tus propias fuentes, selecciona con cabeza, preocúpate por saber que quiere tu audiencia y aporta valor en base a eso.

5
No se trata de compartir de todo: se trata de hacer un buen trabajo de selección de temas y saber por que términos quieres que te reconozca tu audiencia.

6
No se trata de compartir siempre de las mismas fuentes: vale que ese blog de moda es la leche pero una buena estrategia de curación de contenidos se basa en variar las fuentes.

7
No se trata de automatizar contenidos desde un RSS o copiar la noticia entera: se ético, comparte solamente extractos y siempre, digo siempre, pon la fuente antes del contenido, que tus usuarios sepan de donde has sacado esa información. Aquí hay mucha gente que juega al engaño pero si no eres honesto no conseguirás nunca nada y te acabarán pillando. Además, si atribuyes bien la fuente, tendrás más probabilidades de que el autor original te agradezca o te comparta en el futuro.

Seguro que me dejo cientos de cosas que deberíamos comentar pero básicamente, éstas son las que me parecen más graves.